jueves, 31 de diciembre de 2009

¡Feliz Año Nuevo!

Aquí está mi contribución al que hoy y mañana será el post morcilla (por lo que se repite), que dirían los de Flapa.

Espero, de corazón, que se cumplan todos vuestros deseos para el próximo año. Cumplid con todas las tradiciones paganas (y que me encantan) que corresponden a esta noche tan especial para que lo sea aún más. Felicitad a vuestros seres queridos, y dejáos felicitar. Disfrutad de la última cena del año como si la báscula no se hubiera inventado, y brindad por todo lo que queda por delante.

¡Feliz Año Nuevo!

TaniT

P-)



domingo, 27 de diciembre de 2009

Perlas en La Gruta I

Inauguro con éste un grupo de posts que publicaré acerca de perlas lingüísticas, tanto propias como de mi entorno, y citas de libros, películas, etc.

Hoy hablo del libro Brooklyn Follies, de Paul Auster.





- Prefiero mil veces un granuja astuto que un beato inocentón. El granuja quizá no actúe siempre conforme a las normas, pero tiene temple. Y mientras haya un hombre de temple, habrá cierta esperanza para el mundo.

- Cuando una persona es lo bastante afortunada para vivir dentro de una historia, para habitar un mundo imaginario, las penas de este mundo desaparecen. Mientras la historia sigue su curso, la realidad deja de existir.

- En aquellos momentos no se imaginaba sus consecuencias, no tenía ni idea del torbellino que había desencadenado. Como la muñeca de Kafka, creyó que simplemente iba a cambiar de aires, pero cuando salió de una carretera y tomó otra, la Fortuna tendió inesperadamente los brazos a nuestro muchacho y lo transportó a un mundo diferente.

- Cualquiera que lo oiga, diría que estamos viviendo en Yugoslavia.
- Ya, sé a lo que se refiere. A cualquier imbécil le da por defender un territorio, y que se vaya preparando todo el que no sea de su tribu.

- Uno puede hablar con Dios y confiar en que te escuche, pero a menos que tengas el cerebro sintonizado con Radio Esquizofrenia las veinticuatro horas del día, no pienses que va a contestar.

- Y, sin embargo - ¿qué puede haber más misterioso en la vida humana que ese sin embargo?-, nos entendíamos de maravilla.

martes, 22 de diciembre de 2009

viernes, 18 de diciembre de 2009

La primera guardia

Kkkjjj... Unidad 41, ha habido un accidente en la Calle de la Fontana, envíen una ambulancia... kkkjjj.
Vamos Santi, que te vas a estrenar en una emergencia”. Hace dos días que trabajo en este hospital, y aunque sé que estoy aquí para esto, tenía la vana esperanza de que no ocurriera, que no tuviésemos que socorrer a nadie.

Cojo el jersey y me subo a la ambulancia; Jose ya está al volante, “Vamos chaval” me dice dandome una palmadita en la espalda.
Enciendo la sirena y en apenas 10 minutos estamos en nuestro destino. Es impresionante la sensación de poder y respeto que sientes cuando los coches se apartan a tu paso.
En el lugar hay un tumulto de gente yendo y viniendo, y en el centro un grupo apiñado en torno a un coche y mirando el asfalto.
Ahora nos toca a nosotros” pienso mientras me bajo del vehículo. “¡Señores, háganse a un lado! Esto no es un espectáculo. Siempre estamos igual!”. Se le notan los 8 años de experiencia que tiene Jose a sus espaldas, le tomaré como modelo mientras esté en la Unidad .

Nos abrimos paso entre la gente. Hay una chica tendida en el suelo, se ha dado un fuerte golpe en la cabeza. Su mirada, tan verde como el agua que rodea una isla tropical, está clavada en el infinito.
El chico que está arrodillado junto a ella parece conocerla, será su novio. Dos amargas lágrimas le recorren el rostro. No puede dejar de mirarla, ni siquiera es capaz de responder a las preguntas de mi compañero, a pesar de que le zarandea cogiéndole del hombro.
Pongo mi mano en su cuello, no siento nada. Maldita sea, mi estreno como enfermero no podría ser peor. Nunca estas realmente preparado para esto. Echo una última mirada al chico, en sus ojos se descubre un profundo amor hacia esta pobre chica.

Ha llegado el momento, he de ser yo quien pronuncie las palabras que él más teme y que serán las culpables del mayor dolor que se le podría infringir. Cierro los ojos de la muchacha con una suave caricia de mis dedos. “No hay nada que hacer. Ha fallecido. Lo siento”. Veo cómo se derrumba y su mundo con él. La gente se lleva las manos a la cabeza, se tapan la boca.
Vamos Santi, aquí ya no podemos hacer nada”. Menudo día he elegido para salir ala calle en mi primera guardia, pierdo mi primera paciente, y con ella dos vidas...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

A pintarnos la sonrisa navideña

Ya han comenzado a llegarme emails felicitandome la Navidad y el Año Nuevo, llenos de buenos propósitos y dando consejos para aprovechar al máximo el amor que impregnan estas fiestas... ¡¡puaj!!

No soy religiosa, por lo que no celebro la venida de ningún niño Dios; No soy consumista, por lo que no saqueo las tiendas. En cambio sí soy sentimental, y echo de menos a quienes realmente me importaban (y les importaba), y los viejos, los buenos tiempos... Pero para eso no me hace falta que sea 25 de Diciembre.

Por otro lado, a mí que me gusta caminar, pues me hacen bastante la puñeta estas fiestas. Durante dos meses tengo que evitar el centro de la ciudad por cómo se llena de gente. Qué quieres que yo le haga, no me parece cómodo tener que acompasar mi respiración con la de el de al lado para así ocupar menos sitio.
Y el frio... ¡qué frio! Si yo nací en verano por algo fue.

Sueno como una amargada, pero es que para mí estas fiestas se disfrutan cuando eres pequeño, o al menos tienes niños alrededor.
No tengo ganas de pintarme una sonrisa para que los demás crean que soy todo lo feliz que dictan estas fechas, pero habrá que cubrir las apariencias.
Ains, qué ganas de mutilar el calendario y arrancar esa última hoja...

lunes, 14 de diciembre de 2009

El cubata de Van Gogh

Entrega de Premio 40 Principales 2009. Amaia Montero (ex solista de La Oreja de Van Gogh) recoje el suyo. Logra no caerse por las escaleras, pero no consigue pronunciar un discurso de agradecimiento y mostrar un aspecto que no delate lo chucíiiiiiisima que está.
Una pena, esta chica parecía otra cosa.


miércoles, 9 de diciembre de 2009

Maluca - Devuélveme los besos

A veces me entra la morriña de vidas pasadas y tiempos de buenos recuerdos...



Profesión: perroflauta

Yo ya no sé si reir o llorar, tirarme de los pelos o dejar que crezcan por si me los compran en una tienda de pelucas, ponerme a gritar o cuidar mi voz por si las líneas de teléfono caliente son rentables.

Este post podría haberlo colgado yo perfectamente, cambiando los puestos a los que aspira, eso sí. Conozco y estoy registrada en casi todos los buscadores de empleo en Internet, y en todos ellos mi página de candidaturas es similar a esa. No hay forma, no le intereso a nadie. Bueno, miento. Tuve una entrevista de trabajo, pero no era lo que estaba buscando. Qué queréis que os diga, no me veo de promotora de yogures... El día que mi subsistencia dependa de ello pues me agarraré a empleos así como a un clavo ardiendo, si es necesario, pero hoy por hoy, no.


Realmente va minando tu ánimo el ver que no eres bien recibida como demandante de empleo. Ya puedes aspirar a puestos inferiores a los correspondientes a tu preparación académica, que les va a dar igual a los señores empresarios. O tal vez sea por eso mismo, por no contratar a alguien que "sepa demasiado" y pueda ponerles pegas.


Ya sé que no soy sólo yo la que está en esta situación, que ya somos casi 4 millones, pero quien se ve afectada soy yo, y quien se cabrea con el mundo soy yo. Y si te pones a mirar el curriculum de muchos de esos parados, es cuando realmente quieres echarte a llorar. Caso verídico y más cercano a mí, imposible: pareja cuyos miembros no superan los 25 años; ella, diplomada en Magisterio y con formación complementaria; él licenciado en Periodismo, con master y experiencia en medios muy relevantes. Pareja de jóvenes que, como rezaba aquel eslogan, "no se van a ir de casa en la puta vida". Con este panorama laboral y económico está claro que no. Algo falla, ¿qué hay que hacer para arreglarlo?


Yo por el momento voy planteandome nuevos objetivos laborales. Creo que voy a ser perroflauta. Gastas poco en ropa, casa y comida, demuestras tus dotes artísticas y conoces mundo. Porque esa es otra, hay quien tiene la fórmula para vivir del aire y mantener una vida a todo trapo que no sabes cómo puede permitirse... Si alguien conoce el método alquímico acertado, ruego se ponga en contacto conmigo.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Zuztito!!!

Esta mañana me he levantado intranquila. He tenido un sueño muy extraño... Todo era muy bonito, aunque muy ilógico también. Aparecía el castillo de mi pueblo, pero cubierto de nieve que se estaba derritiendo y formaba unas cataratas que ya quisiera el Niágara... (meseta manchega, ahí es na). Lo malo fue cuando en primer plano me aparece ¡¡¡Pajares!!! ¡Noooo! ¿Por quéeee? Qué susto...
¿Alguien me puede dar una explicación?

sábado, 5 de diciembre de 2009

Dientes, dientes, que es lo que les jode.

La frase que titula el post la dijo en su día Julián Muñoz cuando estaba con la Pantoja en referencia a los periodistas que les perseguían. Pero es extrapolable al resto de mortales y situaciones.

Ayer retomé mi trabajo como monitora. Curiosamente he pasado de trabajar 1 día en Noviembre a ser la titular de cuya disponibilidad ha llegado a depender la celebración o no de algún cumpleaños. Qué queréis que os diga, unos días somos todos villanos, y al siguiente, héroes. Y esta particular heroína consiguió que ayer unos padres en extremo tiquismiquis nos felicitaran por nuestro trabajo, incluída una madre que presentó una queja contra el centro y se dedicó a desprestigiarlo en Internet (qué susto tenía yo en el cuerpo, vamos ¬¬) porque no le gustó cómo llevaron unas compañeras el cumpleaños de su hijo.
Esta fue la nota buena del día, la mala viene cuando compruebas que lo que te advirtieron en su día es cierto. Nadie ha oído hablar de compañerismo, y eso de echar una mano, no sabemos qué es. Pero "una y no más, Santo Tomás". No busco reconocimiento pero si agradecimiento, un "hoy por ti, mañana por mi".

Ayer mi compañera y yo estábamos hasta más arriba del cuello. Ya teníamos claro que con lo nuestro salíamos más tarde de nuestra hora, y eso no se nos paga. A eso súmale todo lo que habían dejado por recoger las auxiliares después de la comida de los niños. No puedes dejar una pila llena de cuencos con papilla todo el fin de semana ahí sin recoger. Si no por decoro, sí por salubridad. Nos tocó a nosotras recogerlo, aunque fuera de morros.
Después una chica de la limpieza se pilló la mano con una puerta, y la tenía bastante fastidiada. Le ofrecimos terminar de recoger nosotras (from lost to the river) para que se fuera al centro médico, siendo una urgencia ya nos daba lo mismo 5 minutos más que menos. Rechazó la oferta, allá ella, por mí...
Poco después nos estaban metiendo prisa para poder irse. ¿Yo también me quiero ir a mi casa o a donde me salga del bolo (perdón por la expresión visceral), qué te crees? Aún nos quedaba por limpiar el saloncito, con lo cual íbamos a seguir tardando un poco más. Joder, si te he ofrecido que te fueras, que terminaba yo tu trabajo, ¿no puedes echarme una mano a mí 10 minutos después?

Salí mosqueadísima y con una idea clara: aquí cada uno va a lo suyo y yo voy a ser la primera. Ya me pueden regalar un diccionario que ni por esas voy a saber lo que es compañerismo. Y aunque me cueste porque vaya contra mi naturaleza de volcarme en lo que hago y hacerlo bien, me da lo mismo. TaniT no es tonta y no permite que se la tome como tal.

Si comenzaba el post con una frase nacional, ahora salto el charco para hacer caso a Maradona. ¡A mamarla!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

¿Hay algo que celebrar?

Llevamos días oyendo en radio y televisión, y viendo en carteles en el autobus, con su lazo morado en la luna incluido, que hoy se celebra el Día Internacional contra la violencia de género.
Hoy, para celebrarlo, comemos con la noticia de que hay una nueva víctima muerta a manos de su pareja.
Hoy recordamos a tantas mujeres que han dejado su nombre inscrito en un libro negro.

Si ponemos atención, la denominación dice "violencia de género", y no creo que esté elegido ese término al azar. Se habla tabién de violencia machista, violencia contra las mujeres,... pero de género me parece más correcto.
No voy a hacer la típica apología que se escucha en según qué debates de que también habrá hombres maltratados por sus esposas. Sí que los habrá, aunque las consecuencias no suelen ser tan graves como en el caso de ellas. Lamentablemente la fuerza física, en estos casos, también juega en nuestra contra.
Pero mis tiros no van en esa dirección, cogen un desvío. El desvío de la comunidad homosexual.
Hemos visto lo que sucede cuando una fuerza es superior a otra: imperan las leyes de la Física. ¿Y cuando dos fuerzas se igualan? ¿Qué pasa cuando es un hombre el que maltrata a otro? Pues que no nos sorprende, porque peleas de machitos ha habido, y habrá, siempre. Igual que siempre ha habido una persecución y represión contra este sector de la población, simplemente por haber elegido una opción sexual diferente. Pero es más curioso aún el asunto. También podría perseguirse a las lesbianas, pero eso parece harina de otro costal. Las descendientes de Safo encarnan el morbo, así que ¿por qué dañarlas si protagonizan nuestras fantasías?

Cuando al principio del post defendía la corrección de utilizar género en estos casos de violencia, lo hacía basándome en esto último. La violencia va dirigida a quien tiene el rol sexual asociado durante siglos a las mujeres, quienes deben dedicar su vida a complacer y servir a su hombre. Por algo era él quien se jugaba la vida cazando, ¿no? Pero oye, fíjate tú que a mí me da que hoy en día nos jugamos de igual modo la vida en la jungla de asfalto. Aunque aún quede camino por recorrer...

Con todo esto no me ha quedado muy claro si hay que celebrar algo o no. Bueno, como a mí siempre me gusta darle un toque musical a todo, celebremos que hay mentalidades que han cambiado, y que lo demuestran en canciones de ánimo para quienes se atreven a dar el paso.
Os dejo con Huecco y Hanna.



martes, 24 de noviembre de 2009

Martes. Paseo.

¿Por qué el espejo del ascensor me acentúa tanto las ojeras? Hola vecina, de la compra ¿no? Besos robados de un primer amor adolescente. Amos que pasean a sus perros, aunque sean éstos quienes tiran de los primeros. Ancianos que se apoyan unos en otros para caminar. Señoras con el carro de la compra lleno y el monedero vacío. Primeros adornos navideños. "2x1 en turrones". Árboles que están siendo talados (un poco tarde, sí). ¿Pero cómo te pones tacones de aguja para estar de pie en un concierto?. Un café, por favor; la leche del tiempo. Marea poniendo ritmo al madrileño Rastro. Te echo de menos. Niños que salen del cole, y abuelas que cargan con sus mochilas. Antiguos compañeros que no te reconocen; antiguos compañeros que te reconocen y se hacen los locos. Castizos puestos de castañas regentados por ecuatorianos. Yonkis esperando la kunda que les lleve al poblado a por su dosis de droga. Un chubasquero de Spiderman. "Te declaro mil batallas que en mi cama he de ganar". Carteles de venta de entradas para macrofiestas de Nochevieja. Comerciantes que a duras penas hablan tu idioma. Parejas abrazadas. Un bebé llora. Gente muy abrigada; gente poco abrigada. Una mirada solitaria. Estudiantes a la puerta de la Facultad. Guardias desorganizando el tráfico. Farolas que parpadean al paso de una chica; una sonrisa. Una llamada perdida en el móvil. Un llavero recuerda un viaje a Valencia. El bolso tirado encima del sofá.

domingo, 22 de noviembre de 2009

“El asesino horripilantemente lento con el arma extremadamente ineficaz“.

Qué peliculón!!! xDD


Nuevos aires

Con los aires frejcos que ya apunta el mes de Noviembre (nos ha costado que entre el otoño, ¿eh?) vienen los aires nuevos que voy a tener que tomar. Y los voy a guardar en un frasquito, que me hacen mucha falta.
Si me habéis leído con cierta frecuencia, sabréis que desde hace unos meses busco trabajo. Obviamente si me hago una carrera es para ejercer de ella. Pues para el resto va a ser que no.
Lo de ser becario-precario no se lleva en lo mío, y sólo contratan a gente con experiencia. Esa experiencia la adquieres por ciencia infusa, porque de nuevas no te contratan, a menos que tengas padrino. Y yo tengo uno, pero de bautismo nada más.
He repartido currículos por doquier, y todos me los han tirado. Así que ahora busco cualquier empleo, ya ni si quiera relacionado con la docencia, que de algo hay que vivir. Oficialmente estoy inscrita en el INEM, así que la próxima vez que salga en las noticias la cifra de parados españoles podré levantar la mano diciendo "¡yo soy una!". Dudoso honor éste.
¿A alguien le vendría bien una maestrilla? :P

domingo, 15 de noviembre de 2009

¿Qué tenemos en la cabeza?

No, esto no es el anuncio de Arturo Valls para una conocida marca de champú. Esto es un vídeo que he encontrado y que describe las diferencias existentes entre la forma de pensar de los hombres y las mujeres. Y aunque suene a tópicos, todos sabemos que en el fondo lleva razón.


miércoles, 11 de noviembre de 2009

Mafy - Dame un segundo

Hay que ver lo tontos y cobardes que somos unas veces, y lo ciegos que estamos otras.



domingo, 8 de noviembre de 2009

Donde da la vuelta el aire

Donde da la vuelta al aire: expresión utilizada para referirse a un lugar lejano. Ejemplo: "Mi oficina está donde da la vuelta el aire".

Hoy he estado donde da la vuelta el aire. Literalmente. Qué ventisquera, ¡madre! Vamos, que más que en Madrid diría que estaba en Zaragoza, y con todas las puertas abiertas, para que hubiese corriente, además.

Y resulta también que a Madrid aún le queda campo. Pelao, eso sí. Es como un gran descampado amarillo, con algún que otro cerro a lo lejos. Y si estás viendo el cerro, date la vuelta y verás las 4 Torres (Business Area). Para mí que en esto nos hemos copiado de los parisinos. Si os fijáis, cuando una película se desarrolla en París, da igual el punto de la ciudad en que te encuentres, SIEMPRE se ve la Torre Eiffel. Pues en Madrid igual, mires para donde mires, ves el skyline con las 4 torres.

Estos rascacielos se situan en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid, que ahora se ha desplazado a Valdebebas, a las afueras (¿sigue siendo las afueras?) de la ciudad. Y está, literalmente, en medio del campo. Eso sí, el complejo deportivo está muy bien montado, con sus diversos campos según categorías, y espacio por doquier. Por lo que me han dicho no está acabado, tito Floren quiere hacer también una residencia para los canteranos y ¡hasta un parque de atracciones! Como dice mi padre: "y nosotros que nos dejábamos las rodillas jugando en campos de tierra..."




Gracias a M. T.-R. por la información.

jueves, 5 de noviembre de 2009

¡Al abordaje!

"¡Al abordaje!" es el conocido grito de los piratas cuando se disponen a atacar un barco. Estamos acostumbrados a escucharlo en películas y leerlo en libros de temática corsaria, pero ¿cómo suena en somalí? Los tripulantes del atunero vasco Alakrana seguro que lo saben.

Hace algo más de un mes, los informativos anunciaban el secuestro de esta embarcación española que faenaba en tierras somalíes. Por lo visto la zona es conflictiva y varios países han tenido ya problemas allí, incluida España. Aunque este no sea el único caso, sí que está siendo uno de los más largos, y por tanto, más arriesgado. Hoy se ha sabido que los piratas han hecho desembarcar a tres pescadores y los mantienen ocultos. Quieren que los dos compañeros que han pasado a disposición judicial en nuestro país sean repatriados; de no ser así, entregarán a estos pescadores a las familias de los detenidos, para que ellas hagan lo que crean conveniente. No es una alternativa alentadora.

Ésta está siendo un época controvertida en nuestro país. Están saliendo a la luz numerosos escándalos de corrupción política, inmobiliaria, espionaje, etc. Y con este panorama parece que las medidas no llegan. Cara al público, se opta por dos extremos: sanciones pomposas o mutismo generalizado. "Ssshhh, aquí no ha pasado nada", nos venden desde los diferentes gobiernos. Pero aparte de los políticos, hay un sector de profesionales que tienen una gran influencia en la gente de a pie: los periodistas. Y creedme, éstos son más listos que el hambre (¿será por eso que también tienen fama de buitres?).
Conocedoras del interés mediático de esta noticia, y hartas de que no se les ofrezcan soluciones por parte de quienes son votados en las urnas, las mujeres de los secuestrados han decidido aliarse con los medios de comunicación en su batalla por recuperar a sus maridos. Y la verdad, me parece una decisión más inteligente que viral, como podría parecer a priori. Supongo que han pensado en que cuando los mandamases vean que la gente se les echa encima y les piden explicaciones y soluciones, será cuando realmente se pongan las pilas.



Hay veces en que la diplomacia no sirve y hay que pasar a la acción. Países como Francia y Estados Unidos han recurrido al ejército (que para eso está) para atajar el problema, y a la seguridad privada para prevenirlo. No me parece mala idea que los pesqueros lleven a bordo personal de defensa cuando trabajen en aguas poco seguras.
Creo que no se está asumiendo la gravedad del asunto, y nos pensamos que estos piratas atacan con balas de goma y amenazas que no van más allá de lo verbal.
Para Rousseau, el hombre es bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe. Admito que los habitantes de países subdesarrollados, y con grandes carestías alimenticias, educacionales y económicas, deben estar desesperados por salir de esa situación, y toman el camino que pueden, pero eso no me parece excusa para hacer oídos sordos a la desesperación de las familias que no saben qué va a ser de quienes una mañana salieron con sus redes de pesca preparadas sin saber que serían ellos quienes quedarían atrapados por ellas.



Aclaraciones:
1. No comulgo con ninguna ideología ni partido político determinado, con lo cual si critico algo es porque es contrario a mi propia ética.
2. En este link de El país podéis consultar cómo están las cosas según el Gobierno, la Oposición y una de las esposas afectadas.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

¿Dónde cenamos hoy? Paparazzi.

Una cena fuera de casa siempre se agradece, y más aún cuando se elige bien la compañía, el lugar y la comida. Y en esos aspectos, la noche de ayer fue de 10. Bueno, quizá no tan redonda la puntuación, que le restó algunas décimas mi “pequeña” desorientación para encontrar el restaurante. Menos mal que no hacía mala noche, y así el paseíto nos sirvió para abrir el apetito.

Mi empeño era llegar al Paparazzi, un restaurante italiano que, a pesar de pertenecer al Grupo Vips, no tiene nada que ver con lo acostumbrado en los establecimientos de esta cadena. Lo descubrí no hace mucho en una cena entre amigas y quería repetir. Qué mejor ocasión que anoche, cuando iba del brazo de un paparazzo.

El local es bastante amplio, pero acogedor. Luz tenue, música chill out (le habría dado más puntos que fueran canciones italianas, más acordes con el ambiente), personal muy atento, tonos tierra y beige en la decoración, y lo más característico: las paredes están llenas de fotografías de la primera mitad del siglo pasado.

Y la comida, ¡ay la comida! Deliciosa. Todo en la carta sonaba de vicio, y nosotros, con nuestra elección, acertamos de pleno.
Como entrantes pedimos Patatas rellenas con salmón ahumado y salsa holandesa, y Croquetas de jamón de Parma.
Y como platos fuertes elegimos Carpaccio de solomillo con láminas de parmesano y trufa, y Tortellini de trufa blanca y foie de pato y rebozuelo. Yo era un poco reacia al carpaccio, porque lo de la carne sin cocinar no me terminaba de convencer (lo mismo decía en su día del sushi), pero me encantó. Bien laminado, aderezado lo justo para no enmascarar sabores. Muy bueno, en serio. Pero lo que se llevó la palma fueron los tortellini. La trufa, el foie,… Sin palabras. Mi acompañante al probarlos dijo algo así como “he tenido orgasmos más suaves”.

Y para terminar, compartimos un postre. Una Panna cotta que hasta el momento, es la mejor que he probado. En otros restaurantes la preparan más parecida a nuestro flan en cuanto a consistencia (por la gelatina que utilizan), pero esta era cremosa, suave, contrastando a la perfección el dulzor de la nata con la acidez de la crema de frambuesas. Riquísima.

Creo que con todo lo dicho, queda implícita mi recomendación a visitar el sitio si algún día pasáis por Madrid. Yo ahora voy a ver si contacto con los responsables, que después de esta publicidad, ¡bien me merezco una invitación!

sábado, 31 de octubre de 2009

Escalada nocturna

Me desperté con el corazón a mil. Cuando me incorporé en la cama aún jadeaba. Hacía tiempo que no tenía una fantasía de estas. ¿Será la forma en que mi subconsciente pide sexo, o simplemente consecuencia de la fiebre?

Os cuento: Yo estaba en un barco, en lo que parecía ser un viaje de placer –y lo cual acabaría corroborando-. Había anochecido y me fui a mi camarote, cuál es mi sorpresa cuando veo un macuto en el suelo, pero su dueño no parecía estar. Yo me quité la ropa y me puse el pijama, y me tumbé en la cama a dormir. Al cabo de un rato sonó la puerta, alguien la abría con cuidado. Una silueta masculina penetró en la habitación. Se despojó de toda ropa excepto sus boxer. Ahuecó un poco las sábanas y se metió bajo ellas sin ningún pudor. Yo estaba paralizada, no sentía temor sino tranquilidad, como si conociese a ese hombre de siempre. Y tanto que le conocía. En cuanto sus manos comenzaron a recorrer mi piel, su lengua se acercó cálidamente a mi cuello y yo intuí con la poca luz que había el tatuaje que le cubría toda la pierna, le reconocí. Era el escalador con quien hará cosa de un año mantuve un affaire en plena naturaleza. Cómo olvidar aquellos momentos en los que ya no distingues si los gemidos los produces tú o algún animal de los alrededores. Porque eso es lo que éramos, dos animales en celo entregados a la lucha cuerpo a cuerpo.
Esa noche tuvimos la sesión de sexo más salvaje que he vivido en años. Sudamos, gemimos, nos mordimos, nos arañamos. Nos batíamos en un duelo que ninguno de los dos estábamos dispuestos a perder entre las sábanas. En un momento en que bajó la intensidad alguien más entró y dio la luz. Al vernos allí se quedó mirando sin saber muy bien qué hacer o qué decir. Finalmente dio media vuelta y se marchó. Nosotros nos miramos y él volvió a tomar como punto de apoyo mis pechos para continuar con su escalada…

domingo, 25 de octubre de 2009

¡Hemos sobrevivido!

La semana pasada estuvo en Madrid una de mis mejores amigas, que a primeros de año se fue a vivir cerca de París. Aparte de los reencuentros con familia y amigos aprovechó para solucionar papeleo de la Seguridad Social y tal. ¡En buena hora lo hizo!
La chica tenía que renovar las tarjetas sanitarias europea y madrileña. Cuál fue su sorpresa cuando le dicen que está dada de baja, que no tiene cobertura sanitaria.
De un tiempo a esta parte se está dando de baja a la gente que lleva más de 2 meses sin trabajar. Teniendo en cuenta la tasa actual de paro en España, eso supone la baja de un número considerable de afiliados.
Para esta chica la jodienda ha sido grande, puesto que ha tenido que pagar de su bolsillo las visitas al médico en Francia, cuando ella contaba con tener cobertura desde España. Pero de los males ha sido el menor, ya que según me dijo, en Francia 1 noche de ingreso hospitalario son 500€ (aquí no tengo idea).

Yo llevo sin trabajar casi 1 año. Bueno, trabajando sí, pero sin contrato. Formo parte de la economía sumergida. No me apedreéis, por favor, que tendré que romper el cerdito para pagar los costes médicos.
Al ver que yo estaba en la misma situación burocrática que ella, y aunque en estos meses nunca me han puesto pegas en el ambulatorio, me acerqué a preguntarles qué pasaba conmigo.
En el mostrador estábamos 3 veinteañeros preguntando exactamente lo mismo, y recibiendo idéntica respuesta. Tenemos que volver a ser beneficiarios de nuestros padres.

Es curioso que nos esté pasando a todos lo mismo. A ver, no me voy a poner a protestar porque entiendo que es una medida justa. Viendo el panorama, iba a llegar un momento en el que el número de afiliados beneficiándose de la cobertura de la seguridad social sin cotizar, iba a superar al de trabajadores que pagan impuestos. Yo entiendo que eso no es justo, pero digo yo que se podía haber enviado una carta o haber puesto carteles informativos en los centros sanitarios, ¿no? Porque no es normal que ninguno estuviésemos al tanto.


Pero bueno, como sólo había una solución, pues me conciencié de que tenía que recorrerme yo también las oficinas y hacer los trámites necesarios. Me informé de qué documentos tenía que llevar, para no hacer viajes en balde y ahí surgió el primer problema. Hay que presentar el Libro de familia. Busca tú dónde está el librito que no se ha tocado desde hace más de 20 años... Nada, misión imposible, así que viaje al Registro Civil y a esperar los días que tardan en prepararlo.

Mientras tanto, cruzando los dedos para no ponerme mala. Para lo que me sirvió... A los 2 días me pongo malísima. Sicosis a mi alrededor temiéndose que fuera la Gripe A. ¡Y yo sin poder ir al médico!
Cuando me aventuré a ir al ambulatorio me sentía como una ilegal, una sin papeles...
Tuve suerte y primó mi mala cara y los ojos de pánico de la auxiliar al explicarle lo que me pasaba. Me habría dado la mascarilla con unas pinzas con tal de no tener que acercarse, la pobre.
Al final no era la famosa gripe, y ya estoy recuperándome, pero el susto y la incertidumbre de no saber qué iba a pasar conmigo al no tener cobertura, no nos lo quita nadie.

Lo mejor de todo es que ¡he sobrevivido! A la supuesta H1N1 y a las trampas burocráticas. Ahora vuelvo a estar al cargo de papi y mami en lo que a sanidad se refiere...

jueves, 15 de octubre de 2009

miércoles, 14 de octubre de 2009

Porca miseria

Nada, que no hay manera. Mira que intento no hacerme ilusiones pero no puedo evitarlo. Sigo soñando con príncipes azules e historias de amor como las de los libros (ya hablaré del que acabo de terminar, y que ha hecho que me enamore del protagonista), y creyendo en los finales felices. Tonta de mí. Tenía un proyecto profesional entre manos en el que había depositado muchas esperanzas. Incluso podría decirse que tenía una corazonada, pero va a ser que las de los madrileños tienen la costumbre de ser equivocadas. Se ha quedado otra el puesto, y es la tercera vez que me pasa algo similar en menos de 1 mes. Es que ya ni con recomendaciones...
Porca miseria...

sábado, 10 de octubre de 2009

Seudocensura televisiva

Leo en la edición digital de un periódico nacional que se va a prohibir por ley la emisión en abierto de pornografía y anuncios de contactos y juegos de azar en la televisión. Quieren que sólo se permita en codificado y en un horario más restringido.
La razón: un estudio afirma que un considerable porcentaje de niños entre 4 y 12 años ven la televisión pasadas las 10 de la noche. Esto hace que sean susceptibles de hacer zapping y ver algún canal donde se esté emitiendo este tipo de contenidos no apropiados para ellos.
Y digo yo: ¿qué pinta un niño de esas edades frente al televisor a esas horas? ¿No será que el problema no es de la programación sino de los padres? Ojo, que yo siendo maestra soy la primera en defender a la infancia y la protección que se merece, pero es que esta medida me parece injustificada.
La responsabilidad es de los padres. A esas horas el niño tenía que estar ya en la cama, o como mucho leyendo o viendo, si acaso un DVD con una película infantil si le cuesta coger el sueño. O se programa la función de control parental en la guía de canales, que tampoco es tan descabellado.
Pero claro, volvemos a lo de siempre: aquí la educación de nuestros hijos acabamos encargándosela a cualquiera con tal de estar nosotros más relajados y sin oírles berrear.

Me veo achinando los ojos para intentar adivinar qué parte de la anatomía es la que cubre la nievecilla de la pantalla de la televisión, y perdiéndome a esas geniales presentadoras de programas en los que hay que acertar la palabra oculta en una sopa de letras o el error en un mosaico de fotografías... Ains, cuánto talento desperdiciado y cuánta chica neumática va a ir al paro...

jueves, 1 de octubre de 2009

Reabrimos

El verano ha terminado oficialmente, y no sólo porque así lo marque el calendario.
Nos levantamos con el día soleado y nos acostamos con un chaparrón. Salimos a la calle en manga corta y nos lamentamos al rato de no haber cogido la cazadora al salir. Y luego que si nos resfriamos... ¡si es que con este clima no se puede!


Por mi parte, a la vuelta de unos días de descanso en la playa almeriense, he encontrado mi ciudad empapelada de "corazonadas". Madrid es candidata a acoger las Olimpiadas en 2016 y se está anunciando a bombo y platillo. Llamamientos populares para demostrar el apoyo masivo a la candidatura, actos, conciertos... La ciudad con más vida que nunca. A ver si con ello conseguimos conmover a los jueces. Ya me imagino a Gallardón poniéndoles ojitos de cordero degollado.
Yo la verdad, ni espero ni desespero. Estaba más involucrada en Madrid2012, que me apunté como voluntaria, incluso. Para 2016 estoy simplemente a la espera. Que nos lo dan, bien; que no, pues nada, volvemos a preparar el chiringo para el 2020.

Mañana se anuncia el ganador. Mañana sabremos si las calles se cubren de confeti de celebración o de regueros de lágrimas de decepción por parte del gobierno regional.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Cerrado por vacaciones



Serán sólo unos días, pero tengo unas ganas que no veáis. Pongo rumbo al sur a cargar bien las pilas y a librarme de la tensión (prescripción médica :P). A la vuelta veré qué es de mi vida, porque como buena víctima de la Ley de Murphy, he pasado de estar mirando las musarañas a tener un trabajo temporal y 2 ofertas de fijos sobre la mesa.

Nos vemos a la vuelta. Sed buenos ;)

martes, 15 de septiembre de 2009

Dando una vuelta por aquí

Llevo unos días sin visitar la Gruta. La marea alta ha embarrado un poco la entrada; tomaré nota de cómo limpian sus calles los vecinos del Levante tras las fuertes lluvias que están cayendo.

Por mi parte, aunque sigo con muuucho tiempo libre, tengo trabajillos esporádicos que algo me distraen. Y tengo un viaje al sur en ciernes. Pero como la Ley de Murphy se empeña en recordarme que existe, yo temo estar incubando algo... Hay mucha sicosis con lo de la Gripe A, y mi trabajao hace que tenga mucho contacto con gente. Espero que no me entre a mí también la sicosis, y menos aún uno de esos bichillos malos malosos que te ponen carita de cerdo.

Ainnss, qué dura es la vida...

domingo, 6 de septiembre de 2009

Show must go on

"My make-up may be flaking, but my smile still stays on!..."


Según el dicho popular, cuando no queremos mostrar quiénes somos nos ponemos una máscara.
Y esto que en la mayoría de los casos se toma en sentido figurado, en el de las mujeres es literal. Cogemos el estuche de maquillaje y cambiamos el lienzo soso que vemos ante el espejo. Y comienza la transformación para ser otra persona.
Quizá hoy toque ser una chica con un aire fresco, desenfadado, de amante de la vida. O esa chica que sigue las últimas tendencias que aparecen en las revistas. O esa mujer sexy, segura de sí misma, que sabe perfectamente dónde va y qué quiere, que no necesita a nadie para defenderse en la jungla que es la ciudad, donde tienes que elegir ser cazador o ser presa y demostrar incluso cierta altivez.
Y esa es precisamente la apariencia que suelo adoptar yo. Es un poco como cuando a los actores les preguntan por qué eligieron esa profesión, y contestan que "porque me permite ser otra persona, a veces totalmente opuesta a mí".
El problema es cuando vuelves a casa y empiezas a limpiarte el maquillaje. Ves como las gotas de rimmel resbalan por tus mejillas, avisandote de que ese personaje que has creado está desapareciendo. Otro aclarado y ya no está. Se fue. Vuelve a aparecer en el espejo la imagen que te empeñaste en tapar. Y te mira con ojos burlones a sabiendas de que por mucho que te empeñes no lograrás deshacerte de ella.
Y al final, bajas la cabeza y te rindes a la evidencia. Tu máscara se ha roto.

martes, 1 de septiembre de 2009

Des-cargo de conciencia

Es difícil ser más despistado que yo, pero no imposible. La entrada de hoy se la dedico a ese taxista majete, con los brazos tatuados y el pelo largo, que en vez de escuchar AC/DC iba escuchando Ella baila sola, y para el cual actúe de GPS.
A ti que por darme buen feeling quise dejarte propina y al final me diste mal el cambio, regalándome 2€. Me tomaré un par de cafés con ellos. Eso sí ¡a tu salud! y a la de tu memoria.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Asco es poco


Hoy debe ser el día de Vamos a molestar al prójimo, y no lo han dicho los informativos. Por consiguiente no me he enterado de esta festividad, ni de que yo era ese prójimo.

Llevan meses llamando de cierta compañía de servicios telefónicos y de Internet a mi casa, a cualquier hora de cualquier día. Se atreven hasta a profanar la santidad de la siesta de los Domingos.
No tenemos nada contratado con esta compañía, y no nos interesan sus ofertas. Se lo hemos dicho por activa y por pasiva; de forma oral y escrita; de buenas y de malas (aunque éstas ya han sido sólo al final). Tienen suerte de que yo sea una mujer paciente y educada, y que además ha estado al otro lado del teléfono, en un puesto similar al suyo, si no habría perdido los estribos hace ya bastante tiempo.
Ayer llamaron de nuevo, y me pillé un mosqueo tremendo. Sin salirme de las buenas formas en ningún momento, creo que le dejé muy clarito al promotor que no quería saber nada de ellos, que borraran nuestro número y que a la próxima, la advertencia de la que hablaba en el email que les escribí, se iba a cumplir. Me iba directa a denunciarles.
El chico se acojonó y parecía sincero cuando decía que no volverían a llamar. Los cojones 33. Hoy han vuelto a llamar, y les ha caído la del pulpo. Si ellos son pesados, yo más. ¿Que "se corta" la comunicación?, no pasa nada, yo insisto y les llamo de nuevo. Estoy sin trabajo, así que tengo todo el tiempo libre del mundo.
Por fin, la última chica con la que he hablado me ha dicho que ellos no tienen potestad para borrar los números que les proporcionan desde otros departamentos. ¿Y no me pueden decir eso a la primera y dejar de marearme?
Que llamen otra vez, que va a ser cuando les lleguen noticias del pollo que he montado en la OCU. De todas formas, ya he incluido nuestro teléfono en la Lista Robinson, un servicio que sirve para ejercer tu derecho a la protección de datos y que empresas comerciales con las que no tienes productos contratados, no te llamen. Si hacen su trabajo com deberían, claro.


Para despejarme he salido a dar una vuelta, comprar un par de cosas y tomarme algo con mis padres.
Hemos ido a un bar que lleva toda la vida en el barrio, y hemos pedido una ración de chopitos, que nos gustan bastante. A mitad de plato ha llegado la "sorpresa": una oruga frita. Sí, sí, una oruga. Ni una caracola, ni un tentáculo ni leches. Una oruga, un gusano, una larva.
Me he levantado con ella en una servilleta y he ido a enseñárselo a la camarera-encargada. ¿Sabéis cuál ha sido su respuesta? Que eso viene en muchos paquetes de chopitos, que lo llevan metido dentro y que es algo normal. ¿Es algo normal que me sirvas comida con gusanos? Pues eso dice mucho del tipo de local que tenéis. El anisakis comparado con esto queda a la altura del betún.
El resto de gente del bar estaba flipando. Normal. Yo he tenido que ir al baño a vomitar, y el mal cuerpo aún me dura.
Cuando nos íbamos me he fijado en que tenían enmarcado el cartel de "Existen hojas de reclamación a disposición de los clientes" en la pared. Le he pedido una hoja y me ha contestado que no tienen, que está el cartel pero no tienen hojas. Acabo de enterarme de que eso es razón para llamar a la policía y denunciar. Estaba tan caliente en ese momento que lo habría hecho (y aún me estoy planteando bajar, ojo).
Lo bueno es que mi padre conoce al dueño, así que ya ha dicho que en cuando le vea hablará con él seriamente. Yo quiero estar presente, que se me ablanda y salen ganando ellos.

Me estoy dando cuenta de que me he vuelto de un belicoso... Antes ejercía de abogado del diablo, ahora lo hago del mio propio. Y me gusta.

sábado, 22 de agosto de 2009

¿Un día aburrido? ¡Para nada!


Hay veces que no sé de qué me quejo. ¿Aburrirme? ¡Qué va!

Después de llevar 3 días de pintora de brocha gorda (especializada en alturas y retoques finales, por si alguien está interesado en contratar mis servicios), hoy ha tocado ir a uno de estos complejos comerciales que afloran en las afueras de las ciudades. Para llegar, primero tenía que coger el Metro hasta el punto donde había quedado. Ahí ya comenzó la cosa. Iba sentado frente a mí el típico niño de papá con su polo con el emblema de la marca del mismo nombre, sus pantalones de color llamativo (que parece que se han puesto muy de moda en ciertos sectores de la sociedad) y un pedo encima que no le dejaba ni erguir la cabeza. Iba completamente dormido, así que no sé si habrá llegado sano y salvo a su destino, o aún sigue dando vueltas por el subterráneo.

Salgo del Metro y monto en el coche en dirección al complejo comercial que decía al principio, que viene a estar donde Cristo dió las 3 voces. Pues en una de las tiendas en la que hemos entrado me quedo mirando a una chica; ella me mira; nos reconocemos pero callamos como putas. Era la novia de uno de mis ex. Las 2 sabíamos quién era la otra, a pesar de que nunca nos han presentado. ¿Que cómo nos conocemos? Fácil, redes sociales. Yo veo tus fotos, tú ves las mías.
Y un pensamiento puramente femenino cruza mi mente: "¡Ja! ¡Chúpate esa! Yo estoy mejor ^^" y "Mi chico me alcanza las cosas del estante de arriba; el tuyo ni saltando". No podemos negar que el compararnos entre nosotras es algo instintivo. Lo admito, somos malas por naturaleza (y todas lo sabemos en el fondo).

Tras esto y las oportunas compras, vuelta a casa. A casa de mi pareja.
- ¡Tanit, ponte algo de ropa!, me gritan. Adiós a la tranquilidad y a la posibilidad de romanticismo pre jornada laboral. Aparece por sorpresa el padre de mi chico, y yo era una huésped no esperada por su parte. Así que Servidora se pone a cortar carne en la cocina como quien no quiere la cosa.
Es la segunda vez que me pasa. Al menos ésta no me ha tocado esconderme tras una puerta y salir a hurtadillas.
Sé que ésto último parece de película, ¿pero de dónde creéis que sacan los guionistas sus historias? Lo de la creatividad es un cuento chino.

Llega la hora de volver a mi casa, y a los 5 minutos de entrar, 2 individuos empiezan a aporrear las puertas y tocar el timbre de todos los vecinos. Gritan que les abran, que vienen de parte de la compañía del teléfono. El vecino del 5º les oye cuando aún van por el 1º. Y no exagero. ¿Pero se creen que voy a abrir a alguien que a las 4pm ataca así el descanso de un sábado por la tarde? Ni-de-coña.
Creo que sólo han abierto 2 vecinas, y les han cerrado sin dejarles hablar apenas.
Para ser vendedor hay que tener más tacto, al menos un poquito más que el papel de lija.

El día aún no ha acabado, y ¡yo estoy ansiosa por ver qué más me tiene preparado!

lunes, 17 de agosto de 2009

Un tigre en la jungla de asfalto


Hoy he visto a Sandokan. Realizaba estiramientos frente a una escuela de baile oriental. Demasiado calor para llevar camiseta, debió pensar. Ignoraba el que nos provocaba a nosotras cuando pasábamos a su altura y no podíamos evitar mirar de forma más lujuriosa que admirable esa piel canela brillante por el sudor, esa melena negra y abundante, y esos ojos negros tan profundos que no necesitaban khol para remarcarlos, tan profundos como el Tigre de Malasia que cruzaba los mares al mediodía cuando yo era niña y encendía el televisor.

jueves, 13 de agosto de 2009

Perder la inocencia gota a gota

Crecer es a veces una mierda, y madurar y darse cuenta de cosas que antes te pasaban desapercibidas, aún más.
Quién fuera niño de nuevo para seguir cegado por la venda de la inocencia.

domingo, 9 de agosto de 2009

Ho voglia di te



Darse un paseo con el sol ya bajo y el viento jugueteando con los mechones de pelo que se escapan de tu coleta. Caminar sin rumbo y acabar en la terraza de una pizzeria auténticamente italiana, con una comida que está de vicio y un servicio atento de la más mínima necesidad. A ésto hay que añadir el plus de que los camarer@s sean italian@s y argentin@s, con el encanto que eso le aporta (a mí es que esas nacionalidades me pueden).

Y cuando vas a pegarle un mordisco a tu recién horneada pizza mezzo Fiorentina, mezzo 4 stazione, te das cuenta de que uno de los camareros no te quita el ojo de encima. Y tú te fijas en ese ojo. Y en el que tiene al otro lado de la nariz. Los dos verdes como el orégano y la albahaca que condimentan tu comida. Y ya no puedes probarla porque te has quedado embobada, y porque aunque tu mirada se vuelva huidiza por la timidez, te sabes observada, y sabes que está sonriendo gracioso al notar que se te pone la piel de gallina al sentir la brisa fría. Y por una razón aún mucho más importante que todo eso: ¡¡porque puedes terminar con la boca pringada de tomate y con un hilillo de mozzarella colgando!! Y eso sí que no. Una perderá un ligue, ¡pero jamás dejará que se le estropee la buena imagen!

:P

PD: Don Destino juguetón ha hecho coincidir este descubrimiento culinario con mi lectura actual de un libro italiano... Cualquier día me fugo en un vuelo de esos que cuestan 5€ y vas moviendo tú las alas del avión jejeje.

sábado, 8 de agosto de 2009

Una mujer dice que está bien, pero no es verdad

[Este artículo tiene su original en la web del diario absurdo El Mundo Today]

UNA MUJER DICE QUE ESTÁ BIEN, PERO NO ES VERDAD


Carlos Estévez está muy preocupado porque hace tiempo que su esposa no es la misma y no entiende qué le está ocurriendo. Sospecha, sin embargo, que puede ser algo grave pues apenas habla, se muestra distante y lo hace todo con desdén y a desgana. El principal problema es que la mujer no parece ser consciente de su situación o bien no quiere asumirla. “No me pasa nada, ¿qué me va a pasar? Estoy bien” se limita a decir con el semblante seco cuando se le pregunta si le ocurre algo. “He pensado que quizá también tenga algún problema de psicomotricidad”, dice el marido, “pues no controla sus movimientos como una persona normal y todo son portazos y cajones cerrados con demasiada fuerza… el otro día, pobrecita, incluso se le cayó un plato con la mala suerte de que fue a dar contra la tele de plasma”.

Pese a la insistencia de la mujer, Carlos tiene pruebas de que ella no se encuentra bien. “A veces la oigo llorar en la habitación y entonces entro y le pregunto si le pasa algo. Y dice cosas como ‘¿A mí? No, no, estoy estupendamente, vamos, es que daría saltos de alegría ahora mismo’. Pero claro, no se pone a dar saltos ni nada, lo que confirma que, efectivamente, sus palabras son falsas otra vez. Yo creo que no se da ni cuenta. Lo que le ocurre es gordo gordo, como de la serie House o peor”.

La madre de Carlos cree que su nuera sí se da cuenta de lo que le ocurre y que es su hijo quien no es capaz de ver más allá. Pese a ello, tiene palabras críticas contra la afectada, a quien acusa de mentirosa: “A veces me da pena porque parece que sufre en silencio, pero llega un momento en el que pienso que es una egoísta porque no deja que nadie la ayude y hace de su hogar un sitio poco acogedor para su familia. ¿Qué ejemplo da a sus hijos? Ahora cuando les duela la barriga mentirán y será imposible curarles. Si está mal que no diga que está bien porque eso despista muchísimo, sobre todo a mi hijo, que no es muy despierto”.

UN JOVEN MADRILEÑO PADECIÓ LO MISMO

El caso de Yolanda no es único, según ha podido saberse, pues Ángel Panadero, un joven madrileño de 35 años, también dijo durante meses que estaba bien pero, como reconoció posteriormente, estaba “un poco así” por culpa de la reciente ruptura con su novia de toda la vida. “Le sacábamos de fiesta y fingía divertirse”, explica un amigo, “pero sabíamos que algo estaba roto dentro de él. Con el tiempo lo ha reconocido, pero nos hemos sentido un poco defraudados por sus sucias mentiras, así que hemos dejado de llamarle”.

viernes, 7 de agosto de 2009

Quod me nutrit me destruit

- ¿Por qué lo haces?
- Es asunto mío, déjame en paz.
- ¿Estás loca?
- ¡No quiero volver a oír esa palabra!
- Entonces, ¿quieres arruinarte la vida?, ¿arruinarsela a los demás?
- Lo que yo haga o deje de hacer es cosa mía, los demás me dan igual.
- ¿Por qué te castigas así? ¿Por qué atacas a tu cuerpo?
- Porque no es como debería ser. Es horrible.
- Cualquiera diría que quieres acabar con él. Y si acabas con él, acabas contigo también.
- ¡¡Olvídame!!

Con un golpe seco, Ana rompe el espejo en que se estaba mirando. No soporta a su reflejo ni sus palabras, que son las de ella misma. No quiere oír porque no le interesa hacerlo.
Un hilillo de sangre resbala por su muñeca...

miércoles, 5 de agosto de 2009

Un pedacito de cielo

Los madrileños somos gente extraña. Aparte del tópico de que somos unos chuletas (lo cual reconocemos porque somos más chulos que nadie, ¿queda claro?), pocos más se pueden aplicar. No hay un madrileño tipo. Basta pasear cualquier tarde por Gran Vía para comprobar la diversidad existente. Quizá esa es una de las cosas que me gusta de mi ciudad. Nadie se extraña de cómo vas vestido o qué haces. Cada uno va a lo suyo y no hay nadie más normal que otro.
Pero sí que hay algo que nos caracteriza a todos: nos quejamos continuamente cuando estamos en la ciudad. Obras, tráfico, calles abarrotadas de gente, personas que caminan más despacio que tú y no te dejan adelantarles, etc. Pero es pasar un par de días fuera de la ciudad, y ya la vemos con otros ojos. Con ojos de morriña, para ser exactos. Y es que a Madrid sólo se la echa de menos cuando estás fuera de ella. El resto del tiempo no quieres verla ni en pintura.

Esta semana he pasado unos días fuera. Fuera del Madrid urbano, quiero decir.
He estado en un pueblecito de la sierra. Calor soportable por el día, fresco de chaqueta por la noche. Calles empinadas y con construcciones de piedra. La montaña a un lado, y al otro; y en frente; y detrás no lo sé porque se me olvidó mirar, pero seguro que también estaba. Y un cielo claro como hacía mucho (mucho, mucho) que no había visto.
No es un lugar especialmente grande, ni bonito, ni histórico. Pero es recostarte en una tumbona a techo descubierto y ver todas las estrellas sobre ti, una luna llena impresionante como la de ayer, y envuelto por el sonido de las cigarras y los grillos (ni un motor, oye, qué gozada), y ya pueden venir horas por delante, que tú estás en esos momentos en el mejor sitio del mundo.

Pero como todo, esta mañana la escapada llegó a su fin y tocó retomar el camino de vuelta a los Madriles. Es curioso, ha sido llegar y algo se me ha vuelto a agriar en el carácter. Será por el calor, o el ruido, o un conjunto de cosas.

Menos mal que el saber que a no mucho tiempo de aquí (mi abuelo me acostumbró a medir la distancia en tiempo y no en metros), existe una vía de escape donde desconectar de la ciudad.

sábado, 1 de agosto de 2009

Encogería la noche al tamaño de tu cama

Antes de nada, perdón por llevar unos días sin pasarme por aquí. Prometo ponerme (y poneros) al día, porque cosas que contar son como las meigas, haberlas haylas. Pero eso será en unos días, que aún ando liada intentando poner orden en mi caótica vida (parte de la desocupación conlleva eso: darte cuenta del caos en el que vives).

Hoy voy a abrir las puertas de la alcoba personal del pirata.
Hoy tengo la obligación moral y sentimental de dedicar este post a la persona que lleva 2 años a mi lado; la persona que aquel 2 de Agosto consiguió algo que ni él, ni yo pensamos que podría suponer un cambio tan grande (y tan para bien) en nuestras vidas.
Por ello, comparto una canción con especial significado en mi (nuestra) vida.

Maite zaitut, bicho. Te quiero.

PD: Quedaos tranquilos, no habrá más pasteladas de este tipo hasta dentro de 1 año, si Zeus quiere ;)



Maritornes - Mago de Oz

Por ti cariño encogería la noche
Al tamaño de tu cama
Y compraría tus caricias pagando
Con besos mi libertad

Por ti cariño, perdería mi orgullo
En la trastienda de mi alma.
Y saciaría mi venganza bebiendo
Como un loco en tu boca después.

Porque al rozarte siento miedo, amor
De despertar y no oír tu voz
Y que al llegar el alba a tu ventana
Abra los ojos y sólo esté yo.

Por ti cariño, robaría una estrella
Y que en tus noches té velara
Y en los caminos, rogaría a mi espada
Que me haga digno de ti.

Quiero perderme en la jauría de tus labios
Tormento es tu boquita de miel
Enjaulé mi alma en tu linda armadura
Forjadas con tu cuerpo y tu piel

Viéndose sumido en tales pensamientos
Don Quijote no acertaba a ver
Que la destinataria de tanto halago
No era quien creía ver

Era Maritornes la moza asturiana
Tuerta de un ojo y del otro no muy sano
Que yendo al encuentro de su amante arriero
Se topó con él.

domingo, 19 de julio de 2009

sábado, 18 de julio de 2009

De tertulia


Viernes noche. Varios amigos que se juntan en el bar de siempre. Hablan de sus cosas, y por supuesto, de sexo. ¿Por qué será que siempre se termina hablando de lo mismo? (o de lo Único, según se mire)

- ¡Soso! ¿Cómo que donde esté la cama que se quite lo demás? ¡Con la de sitios para probar que hay!
- Si yo sólo digo que es lo más cómodo. En los demás sitios te acaba doliendo todo.
- ¿Quieres decir que entonces, si no es en un dormitorio, nada de nada?
- Hombre, también puedo aceptar el sofá…
- No sabes lo que te pierdes. Y el morbo que da hacerlo en la ducha, recorriéndote el agua por todo el cuerpo…
- O en la cocina. Y ya si pones el programa de centrifugado en la lavadora ni te cuento…
- Qué viciosa eres, jodía.
- ¿Yo? Oye, hay que disfrutar, ¿no?
- Pues a mí si me sacas del salón, el dormitorio o el baño… Ya no puedo opinar.
- ¿Cómo? ¿y no lo has hecho en un sitio público?
- Hombre, el coche…
- ¡Bah! Eso no cuenta, ahí lo ha hecho todo el mundo.
- Pues yo no, es lo que tiene el no tener coche. Pero existen los parques…
- Buff, a mí eso me daría mucha cosa. Sabiendo que puede pasar gente en cualquier momento…
- Hay más gente en Gran Vía de noche, y doy fe de que también se puede :P
- ¡¿Qué dices?! Qué valor.
- Pues tiene que estar bien, tiene su puntito… Me lo apunto para probarlo.
- Yo creo que lo más raro ha sido en unos baños de cine.
- Sí, sí, con la gente en el baño de al lado sin saber nada… jajaja.
- Uy qué cara tienes tú. ¿En dónde estás pensando?
- En un hospital, o en una casa con más gente en el resto de habitaciones, o en un autobús…
- Vale, te has ganado la insignia de pervertida.
- Jajajajajaja.
- Jajajajajaja.

Cualquier noche, cualquier bar, cualquier grupo de amigos…

miércoles, 15 de julio de 2009

Que tengas suertecita - Bunbury

Mañana necesito toda la suerte del mundo. Último día de oposición. Exposición ante el Tribunal.
Mañana me convertiré en vendedora de motos. Que tengan o no ruedas depende de que no me quede en blanco.
Me siento confiada, y sobretodo, animada a terminar.
Clamo a la suerte. Rebusco entre los conocimientos.
Bienvenida seas libertad.

Permitidme que hoy me autodedique esta canción.

martes, 14 de julio de 2009

La sonrisa de Julia - Libres




Mis vecinos se preguntarán qué hago convulsionándome en el salón a estas horas de la noche, pero es que ¡¡me encanta la canción!! Y me da un chute de energía y buen rollito bastante necesarios hoy por hoy.

sábado, 11 de julio de 2009

¡Serenooooo! -- ¡Vaaaa!

Ayer fue un buen día. Tarde de cine y noche de "1 más y nos vamos". Hasta la Señorita No Bebo Cerveza se tomó una (de frambuesa eso sí, y riquíiiiiisima).

Poco a poco retomo mi vida social y lo de ayer fue un avance. A partir del jueves, a la pregunta "¿qué haces?" podré contestar: "nada, y mucho menos ¡estudiar!". Sí señores, ya acabo. Y eso me llena de motivación, pero también me están entrando los nervios que no me habían preocupado hasta ahora.

Ayer, como decía, fue un avance. Fue una tarde de cine, con una peculiaridad: vimos la película Ice Age 3 en 3D. Parece que está dando resultado el preparar las películas de animación en este nuevo soporte, y los cines vuelven a llenarse. Ahora las salas las ocupan decenas de "blues brothers" con gafas idénticas y euros de menos en el bolsillo. Apunte: ver cine 3D no es barato.
A mí me gustó la experiencia, con animales que parecía que se iban a chocar contra ti o momentos en los que ladeabas la cabeza para seguir las curvas del trazado sobre la nieve que experimentaba alguno de los protagonistas.
Pero le encontré alguna pega: conociendo el Imax la impresión se te queda escasa, no es tan envolvente. Quizá por eso mismo me producía cierto mareo.
De todas formas recomiendo probarlo con ésta u otra película. Me han comentado que Los mundos de Coraline da también buen resultado en 3D.

Tras el cine, paseo a un ritmo más deportivo que ocioso (sudar como un pollo tras un paseo indica que el ritmo es excesivo, aparte de que en Julio en Madrid hace calor -toma conclusión-) y reposo en el primero de los bares que visitamos anoche.
Ojo, no os hagáis una idea equivocada de mí, que TaniT no es una borrachuza. Pero en España ya se sabe, las reuniones sociales se hacen en los bares. Y yo llevaba tiempo sin reunirme de ese modo, así que lo agradecí.
Total, que una vez completado el grupo cambiamos de sitio de apalanque, para ir a un típico bar de barrio, no demasiado espacioso pero sí de trato cercano y buena comida. Llevaba yo sin comer conejo ni se sabe. No quiero coñas sexuales, que os veo venir, ¡mal pensados!
Ahí se nos unió más gente al grupo, por lo que ya no cabíamos a menos que alguien se subiera a las máquinas tragaperras. Decidimos salir y marchar a otro lado.

Ese otro lado fue La casa de la cerveza. Un local atractivo: dos pisos, decoración rústica, mucha madera, muchos carteles y mucha cerveza, obviamente. Por eso es de extrañar que no pongan nada sólido para acompañar el trago.
Por suerte para los que no somos dados a beber cebada, una simpática camarera (cuyo escote llamó la atención de los presentes) nos ofreció alternativas a la carta de cerveza de tres hojas que tenían. Como extravagancia pedimos dos cervezas belgas afrutadas: una de plátano y otra de frambuesa. Y lo admito, frías estaban de vicio. Aunque yo me quedo con la segunda, de la cual, además, había escuchado buenas referencias.

Esta mañana al levantarme me han ofrecido en casa un empleo: el de sereno. Con eso queda patente lo bien que se dio la noche y el tipo de humor de mi familia.

¡Buen finde, chic@s!

lunes, 6 de julio de 2009

Shopping rejection

El tópico dice que a todas las mujeres debemos ser fanáticas de la moda, de ir de tiendas y de probarte toda la ropa que encuentres, vayas a comprarla o no. La sabiduría popular recuerda que cuanto más desordenado esté un montón de ropa, mejores gangas tiene.

Tanit detesta ir de compras. Tanit huye de las aglomeraciones. Tanit es incapaz de caminar despacio y se enerva con la gente que interrumpe su paso.

Tanit ha pasado la tarde en medio de todo lo anterior. Y se llevaría las manos a la cabeza al recordar los precios (incluso los rebajados) si no fuera porque hasta eso tiene cansado de la paliza que se ha dado.


Por cierto, ha vuelto a casa con algo que ni si quiera era para ella.

Si es que de donde no hay, no se puede sacar...

sábado, 4 de julio de 2009

Haciéndome la sueca


Sábado dominguero rodeada de españoles entre muebles suecos. Esta mañana he ido a Ikea.

Bueno, a Ikea y a Leroy Merlin, pero en ese segundo corro menos peligros. En el primero es llegar a la sección de trastos varios, ver las monerías que hay y lanzarme a por ellas. Menos mal que hoy contaba con una mano dispuesta a no dejarme salir de la vereda.

Siempre me ha gustado Ikea, por precio y por diseño. Vale que al ser una cadena ocurre como con las de ropa, que al final vamos todos por la calle vistiendo la misma ropa, pero a mí me gustan sus cosas. Probablemente sea porque mi casa es demasiado clásica, decorada por abuelos y padres, y que yo reformaría de rodapiés a alféizar. Es por ello que cuando voy allí me siento un poco como los niños ante los escaparates repletos de juguetes en Navidad. Imagino cómo sería mi casa, cómo pintaría cada habitación, qué muebles pondría, qué decoración, qué complementos,...
Supongo que eso es algo que pasa cuando crecemos. Cambiamos unos sueños por otros. Cruzas las puertas de un hipermercado y te llaman "familia" yendo con tu pareja. Es síntoma de que toca cambiar de hábitos y centrarte.

Ha sido una buena mañana de sábado. Lo he pasado bien :) Y viendo que se avecina un verano de reformas hogareñas, me da que quedan bastantes por delante.

PD: No os podéis hacer una idea de la cantidad de embarazadas que hay en esos sitios. Y si las sumamos a los padres que van con niños/as no mayores de 4 años, nos hace falta juntar las pantallas de 2 calculadoras para que quepan todas las cifras de la suma. Vale, quizá he exagerado un poco, pero sólo un poco, eh.

martes, 30 de junio de 2009

domingo, 28 de junio de 2009

Logos ilógicos

- Buff, la mirilla de la puerta hay que limpiarla, se ve todo borroso.
- Hija, ponte las gafas, haz el favor.

sábado, 27 de junio de 2009

Señores: el mundo civilizado


Se me ha partido el alma.

Acabo de ver el programa de 21 días que ha emitido Cuatro.

Hay quien dice que es morboso, y no le falta razón, pues al fin y al cabo es periodismo, y busca enganchar al público. También es innovador, o a mí me lo parece. Normalmente se nos informa de este tipo de situaciones en tercera persona, sin mancharnos las manos; aquí te duelen las manos de recoger fresas, o el estómago por ayunar durante días, o no pegas ojo por miedo a que alguien destroce tu chabola en la noche.


Sí, de acuerdo, es todo eso, y más. Pero esta noche... Esta noche no he podido evitar llorar viendo cómo un hombre hablaba con su mujer después de 4 meses y ella no era capaz de creer que viviese en esas condiciones infrahumanas, y pensase que quería dejarla; he llorado cuando medio minuto después se le dibujaba a ese mismo hombre una sonrisa amplia como la que más al hablar con su niña de 7 años, y reía porque ella le pedía que le comprase no se qué cosa.

Se me encogía el corazón cuando pensaba todo lo que esas personas habían dejado por ir en busca de falsas promesas, cuando he caído en la cuenta de que esos hombres tenían mi edad y cuán distintas eran nuestras vidas.


En un reportaje de Alemania comentaban que los alemanes aún se sentían culpables en cierta forma por las atrocidades que años atrás cometieron sus compatriotas. Hoy, y quizá sea un pensamiento que en frío pueda parecer absurdo, me he planteado si parte de la situación del continente africano no es culpa nuestra y del expolio personal y material que siglos atrás llevamos a cabo los europeos. Y he notado un sentimiento de culpabilidad tremendo.


No pretendo hacer un manifiesto social ni mucho menos intentar demostrar lo buena persona que soy yo preocupándome por estos negritos, cuando en realidad, mañana cuando baje a comprar, me cruzaré con uno y le rechazaré el periódico que me ofrece.

No, nada de eso. Sólo sentía que tenía algo que decir, tenía que intentar desahogarme antes de irme a la cama con la duda de si esto ha sido sólo el sueño, o mejor dicho, la pesadilla de una noche de verano, o algo más significativo para mí.

viernes, 26 de junio de 2009

¿Es posible sentirte solo entre 5 millones de habitantes? Sí, lo es.

¿Es posible sentirte solo entre 5 millones de habitantes?
Sí, lo es.


Ayer pasé una gran noche. Volvimos a reunirnos los amigos de siempre y los nuevos fichajes (entiéndase parejas). Pero principalmente los amigos de siempre, nosotros cuatro. Los cuatro que no vivimos (vivíamos) a más de 500 metros y que nos veíamos cada día. Ahora estamos un poco más desperdigados, 1300 kilómetros nos separan de alguno de los miembros de esta "Alta cúpula de pensadores", como uno la definió.

Esta semana hemos conocido al novio de una de nosotros. Por él se fue a vivir a Francia. Por él dejó trabajo, familia y amigos.

Nos quedaba la esperanza de que fuera un rancio, que le importáramos un comino o que se negara a pasar una tarde con nosotros. Pero no. El chico es simpático, intenta integrarse y hasta se divierte. Y chapurrea 3 ó 4 palabras de español, que unido a nuestro Francespanglish, debía resultar de chiste para quien nos oyese.

Así no se puede, nos rompe los esquemas y no hay forma de tenerle rencor.


Realmente todo este embrollo en la cabeza surge de la constatación de que el tiempo pasa y nos cambia, y no hay nada que podamos hacer por ello. Surge del miedo de no poder repetir noches como la de ayer. Surge del echar de menos a alguien y tener que decirle adiós.

lunes, 22 de junio de 2009

El wiibrator

¿Harto de escuchar a su pareja quejándose de que no le presta atención? ¿Qué dedica más tiempo a la consola que a ella? ¿Qué un día tirará ese aparato al que se pasa el día enganchado por la ventana? No sufra más, tenemos la solución. Y no, no son tapones para los oídos. Ni cambiar de pareja, con una nueva le pasaría lo mismo. La solución es el ¡¡¡WIIBRATOR!!!
El Wiibrator es una nueva y mejorada versión de la consola Wii. El pack viene con un mando y un accesorio de silicona blanco con forma fálica, el cual hará las delicias de su pareja. No se extrañe si de pronto es ella la que pasa más tiempo enganchada a la consola que usted. Además, si llama ahora junto con su pack le enviaremos otro accesorio ajustable al otro extremo del mando, para que así pueda quedar con sus amigas mientras usted juega al FIFA 2008 con los colegas.
No deje pasar esta oportunidad, su pareja y usted lo agradecerán.

Esta es la era de los videojuegos. Muchas son las personas enganchadas a este entretenimiento, y mucho tardaban en sacarle un provecho sexual a las videoconsolas. Tengamos en cuenta que vienen con función vibrador para dar mayor realismo a los juegos.
Si es que, al que no le guste la Wii es porque no conoce todas sus posibilidades.

domingo, 21 de junio de 2009

Relax, take it easy

Ya ha pasado lo que para mí era lo más duro: las pruebas escritas de demostración de conocimientos teóricos, 100x100.
Siento como si los kilos que he ganado físicamente los hubiera perdido anímicamente. Menos tensión, menos nervios, menos mal humor (lo reconozco).

Ahora me queda hacer una buena cura de sueño y descanso (cómo será, que la vocal del Tribunal me vio la cara al salir y me dijo "anda, descansa"), una visita al fisioterapeuta (tengo la espalda que parece una carraca cuando me muevo), ver películas pendientes y leer libros que tengo a medias, alguna que otra quedada con mi gente, y que me de un poco la luz del sol. Todo lo necesario para recargar las pilas y encarar la segunda, y última, parte de la Oposición. Esta vez tengo que hablar en público y demostrar que yo soy su mejor opción. Dios bendiga en ciertos momentos a los periodistas y la mano que me van a echar en oratoria y "venta de motos".


Hoy, domingo, me lo tomo de descanso. Tengo que terminar de echar la tensión y recuperar fuerzas, que para colmo, si hay alguien capaz de constiparse con 40º en la calle, esa soy yo.


Antes de acabar, gracias. Gracias a los que me habéis enviado ánimos de una forma o de otra, y a los que aunque haya sido por unos segundos, os hayais acordado de mí ;)


Seguiremos informando :)

sábado, 13 de junio de 2009

De biblioteca a biblioteca, y tiro porque me toca

Que no se puede ser responsable y querer estudiar, coñe.

Hoy El país publica un artículo acerca de lo difícil que lo tienen los madrileños cuando quieren hacer deporte. Y es que en Madrid las instalaciones deportivas municipales se quedan escasas.

Pero les voy a tener que proponer otro artículo: la escasez de plazas en bibliotecas públicas y municipales. Es época de exámenes y hay más demanda, yo lo comprendo, pero por eso mismo, ¿por qué no acondicionan más salas para que vayamos los estudiantes? Si saben lo que pasa, ¿por qué se quedan de brazos cruzados? Pero claro, luego se nos llena la boca diciendo desde la Consejería de Educación que nuestros niños van a ser los más listos, y nuestros jóvenes los mejor preparados por los medios de que disponen. ¡Los cojones 33!


Que no, que no, que no, que estas no son formas.

En la primera biblioteca a la que he ido no hacia falta ni subir las escaleras, en cuanto veías a alguno bajándolas, libro en mano y cara de "mecagüen", ya sabías que no había sitio. Bueno, sí que los había, pero desocupados (e inocupables) a la espera de que lleguen estudiantes con su portátil. Que yo porque no tengo, que si no me lo llevaba aunque luego no lo encendiese si quiera.

En la segunda, había cola para entrar. La gente se daba la vez como si eso fuera el mercado. Y no hablo de 2 ó 3 personas, ojo, que eran bastantes más.

En esa misma biblioteca, en su día me dijo el guardia de seguridad que si quería coger sitio tenía que ir entre las 2 y las 5 de la mañana, que es cuando se quedan puestos libres.


Esto es de locos. He vuelto con un mosqueo del 15 por haber perdido 1 hora, haberme dado el paseo en balde, y sobretodo, haberme chupado los 40º que están cayendo en los madriles.

Una está tensa per se, y encima le provocan. ¡Andad al carajo ya!


martes, 9 de junio de 2009

Un nuevo ritual


En menos de 15 días me enfrento a uno de los exámenes más decisivos de mi vida. Selectividad hace unos años fue otro de ellos, y queda el de conducir, que será cuando sea.

Estoy histérica, tensa y con llorera nerviosa. Da gusto estar a mi lado en estos momentos, vaya. Por lo que he comprobado, ese es el estado de ánimo común. Más aún para los primerizos como yo.

No sé si cuando entre en el aula seré de las que tengan que arrancarles el boli de la mano para que dejen de escribir, o de las que les pueden los nervios y salen corriendo como alma que lleva el diablo. No sé si cuando esté frente al Tribunal me tiemble la voz y no pueda confiar en las piernas para sostenerme. No sé si cuando salga gritaré de frustración o de emoción. No sé tantas cosas... Yo, que soy de las de tener las cosas miradas, atadas y confirmadas, no puedo con este "no saber".

Así que tengo que buscar recursos que me hagan sentirme un poco más segura. Uno es autoconvencerme de las cosas que sí sé. Sé que la gente que me rodea me apoya y me está dando muchos ánimos. Sé que debo confiar en mis posibilidades y no decepcionar a quienes también confían en ellas. Sé que si no sale bien, dentro de 2 años tengo otra oportunidad, e iré más preparada. También sé bastantes cosas.

Todos tenemos nuestros rituales, nuestros amuletos, nuestras creencias.

Yo hace tiempo que dejé de pedirle cosas a los santos porque creo que no nos llevamos muy bien. Alguna vez, medio en broma, medio en serio he clamado a Zeus (una, que lleva la cultura clásica muy dentro) Esta vez he realizado un acto apelando al karma, a ver si por ahí consigo algo. He ido a un Centro de Transfusión de Sangre, al central de Madrid, y les he donado casi medio litro de mi sangre. Quién sabe, quizá las esperanzas de los receptores contribuyan a cumplir las mías. Y hay algo más: me he prometido que si tengo éxito en mi examen, seré también donante de médula.
Es curioso, sólo el pensarlo me ayuda a sentirme más tranquila :)


lunes, 8 de junio de 2009

domingo, 7 de junio de 2009

Hay que ver qué cosas pasan


Ayer me pasaron cosas curiosas, además hay una relacionada con la entrada anterior.


Había quedado y estaba esperando sentada en el bordillo de un escaparate.

En mi barrio hay un porcentaje muy alto de inmigración, además que va por zonas, en cada una prepondera una nacionalidad.

Pues en esto que estoy yo ensimismada en mis pensamientos y se me planta delante un chico que pasaría por nórdico de no ser por su acento; yo diría que venezolano, aunque no lo terminé de identificar. Lo que sigue lo voy a poner en forma de diálogo, que va a ser más fácil.

Rubio: ¿Perdona, sabes dónde hay un cajero de... de.... de Banesto.

Yo: (Me levanto) Sí. Doblas esa esquina, la del bar, y ahí hay uno. (Me siento)

R: (Se agacha y apoya sus manos en mis muslos) Qué guapa estás. Eres lindísima.

Y: (Le retiro las manos) Gracias (sonrisa de compromiso)

R: (Da 2 pasos y regresa. Se agacha y vuelve a poner las manos. Se está buscando un tortazo) Vente conmigo. Acompáñame al cajero. (Cara de cordero degollado)

Y: No, aquí estoy muy bien, gracias.

R: (Me rodea la cara con sus manos) ¿Puedo besarte?

Y: (Con los ojos como platos) NO. Anda, vete. (Un amigo le agarra del brazo y se lo lleva)


Me quedé ahí unos segundos intentando asimilar la situación. Joé, los hay que se pasan de lanzados y otros que te puedes pasar una hora intercambiando miradas en un pub y nada. Qué confianzas se toma la gente. Me acabé riendo, por lo cómico de la situación.



Poco después llega un grupo de actores caracterizados como en los Años 20. Se ponen a repartir folletos a diestro y siniestro publicitando su sala de teatro y un curso intensivo de dramatización. En esto que se me acerca una de las actrices y me pide que le ayude a retocarle la peluca para que esté bien colocada. Yo flipé, claro jejeje. ¿Qué pasa, que olió que tengo familia "teatrera"?



Sí, así son mis sábados por la tarde. ¿Entretenidos, eh?